“De todo quedaron tres cosas:
La certeza de que estaba siempre comenzando,
la certeza de que había que seguir
La certeza de que sería interrumpido antes de terminar,
y hacer de la interrupción un camino nuevo
Hacer de la caída un paso de danza. Del miedo, una escalera.
Hacer del sueño un puente. De la búsqueda, un encuentro”
Fernando Pessoa

25 nov. 2017

Por la erradicación de la violencia contra la mujer

La normalización de la violencia con la hemos crecido muchas mujeres. Esa violencia que otras personas han validado, han consentido, incluso defendido, dejándonos solas, terriblemente solas ante lo violento y lo injusto.

Esa violencia que empiezas a notar cuando tu padre levanta la voz a tu madre, cuando empiezas a ser capaz de darte cuenta que ella limita sus actos para no llevarle la contraria, porque en casa se hace lo que él dice, y fuera de casa también.

Esa violencia que antes era indirecta y que ahora al llegar a ser una adolescente recae sobre ti, cuando te aisla de salir con las personas de tu edad, supuestamente, para protegerte. Esa violencia que te manifiesta cada vez que expresas tu propia opinión y te dice que estás equivocada. La violencia de no apoyar tus sueños o proyectos sólo porque no es el camino que él quiere que sigas, el que él ve correcto.

La violencia de tu madre, tus tías, tus tíos, tus familiares y entorno cercano, que validan todo eso, lo normalizan, le restan importancia, miran para otro lado, no ven o no quieren ver, cada acto y detalle machista que te está haciendo daño, que os está haciendo daño, que está limitando y quiere doblegar tu capacidad, tus derechos, a tí, porque eres mujer, porque él se siente débil y quiere sentirse necesario y poderoso. Porque es hijo de patriarcado, porque le hicieron daño y porque no ha querido sanar. No ha querido. Ha tenido oportunidades pero hay que ser valiente, para arreglarse a uno mismo, enfrentarse con los oscuros pasajeros que llevamos dentro.

Esa violencia de caminar por la calle y escuchar todo tipo de comentarios obscenos que hombres te dirigen, a veces encontrar el valor para volverte, responderles y que la gente te mire como si lo malo fuese tu reacción.

Esa violencia de salir de noche y tener que evitar calles oscuras, procurar que el taxi te deje justo en el portal y pedirle que espere hasta que entres, evitar discotecas y bares estrechos porque los hay que aprovechan para tocarte sin permiso.

Esa violencia de estar en un grupo de gente y ver como uno del grupo se propasa con otras chicas, llamarle la atención y que las personas presentes se rían restandole importancia.

La violencia de romper una relación y que te recriminen que seguro que hay otro, o que te cansas muy pronto, o que no eres estable, o que te controlen tus movimientos, o que lo que te pasa es que no sabes lo que quieres.

La violencia de que te digan que lo que necesitas es tener hijos, un marido y una familia. A tu edad.

La violencia de ir a trabajar y que hagan referencia a tu cuerpo, a tu cara, a tu belleza en lugar de al trabajo realizado.

La violencia de que te acosen sexualmente en un entorno laboral y te intenten convencer que fue una broma.

La violencia de escuchar y ver chistes y comentarios machistas a los que si censuras te tachan de aguafiestas, de falta de humor... la violencia de ver que ni tu padre, ni tu hermano, tíos, primos, dicen NO.

Violencia de ver como tu sobrina de 11 años se pasa el día con el musical.ly cantando y bailando con gestos sexualmente nada acordes para su edad, letras sobre modelos de relaciones dominantes hacia la mujer. Y violencia de intentar hacerle reflexionar pero notar la indiferencia alrededor.

Pero qué exagerada, si nada de esto es realmente violencia -piensan- tú no sabes lo que es violencia, tú no sabes lo que hay en otras familias, lo que sufren otras mujeres... tengamos la fiesta en paz, sigamos echando el rato, pasando el rato, no vayamos a parar la vida un segundo por un comentario, lo que hay que hacer es no darle importancia... Y ASÍ, ASÍ SEGUIMOS.

No frenamos la espiral de violencia que sigue y sigue creciendo. Y podemos pararlo en cada pequeño momento, gesto, comentario violento, sufrido o presenciado. Sólo hay que querer y partir de profundo respeto hacia las niñas, adolescentes y mujeres y sus derechos como personas.





27 may. 2017

Psicología y Cine: Acantilado, película inspirada en sectas

Hoy abro post para traeros otra película con la que aprender del comportamiento humano. El último también fue de una película... y es que, sinceramente, no me queda tiempo para escribir de otros temas con la dedicación que se merece cualquier tema de Psicología, sin menospreciar por supuesto el cine.

Mis últimos meses están pasando muy rápido. Desde que vine a vivir a Tenerife, el trabajo, estudiar Inglés e indudablemente pasar tiempo con la pareja y recorrer juntos estas maravillosas islas, me dejan poco tiempo... que lo aprovecho para hacer las tareas cotidianas y continuar con la afición de ver una película de vez en cuando...  Y curiosamente, compaginando aficiones, conocer estas islas y el cine, últimamente vemos en casa muchas películas rodadas en Canarias y alguna ¡hasta podemos compaginarla con la Psicología!. Es el caso de la película que os traigo, Acantilado (2016), rodada en la isla de Gran Canaria y que está inspirada " en la novela El contenido del silencio (2011), de Lucía Etxebarria, quien se basó en dos sucesos ocurridos en Canarias: el truncado suicidio colectivo organizado por Heide Fittkau-Garthe en el Teide y la comuna El Cabrito de La Gomera que levantó el austriaco Otto Muhler", según la Opinión, que en otro artículo relata como el " 7 de enero de 1998, la Policía Nacional logra evitar que un grupo de 33 personas, liderado por una doctora alemana en psicología, se quitara la vida en Las Cañadas del Teide".

En la película se ven reflejadas las denominadas "sectas destructivas" que son aquellas que ocasionan un daño para el individuo que pertenece a ellas a nivel psicológico, social e incluso jurídico. Utilizan técnicas de persuasión, manipulación y control que dañan la salud mental, la personalidad y ocasionan una ruptura de lazos sociales y familiares con personas ajenas a la secta. Su estructura es piramidal, existiendo un líder (hombre o mujer) con el que se establecen lazos de dependencia y cuyo objetivo es el dinero y/o poder.

En la película se observan las llamadas técnicas de persuasión colectiva, conocidas popularmente como "lavado de cerebro":

1)En un principio la protagonista es INVITADA a participar en un grupo de meditación aunque tampoco se dan detalles (opacas y herméticas, características de las sectas, control de la información).
2) Posteriormente, se la invita a formar parte de una comunidad en la que se aplica otra técnica el AISLAMIENTO Y CONTROL DE LA CONDUCTA: la película muestra claramente, como la comunidad se encuentra en un lugar de difícil acceso, retirado de ciudades o barrios (aunque no es así siempre), se la priva del móvil, debe pedir permiso para llamadas, no puede recibir visitas, le requisan su documentación, etc.
3) FOMENTAN LA IDENTIDAD CON EL NUEVO GRUPO: participación en rituales, vestimenta, despersonalizan a la persona captada, debe adoptar las normas, los rituales, la jerarquía, etc.
4) ALTERAN A NIVEL FISIOLÓGICO: el sueño, la alimentación, trabajos fatigosos como el campo, etc.


Fuente imagen: http://img.rtve.es



Fuente imagen  https://www.filmaffinity.com

El tema de las sectas siempre me pareció emocionante desde que lo estudié en la Facultad de Psicología en Málaga en la asignatura Psicología de los Grupos. Ahora es un tema que me preocupa aún más viendo la cantidad de eventos y charlas con dudoso contenido científico que promocionan los retiros espirituales en grupos reducidos, cursos o encuentros de meditación con dudosa organización y base, grupos ecológicos,  esotéricos,  de crecimiento personal, etc. que pueden ser un anzuelo para personas que estén atravesando una situación de crisis y por tanto sean más susceptibles de ser "captadas". En esta línea os dejo el artículo La nueva deriva sectaria: las pseudoterapias. Ante este tipo de grupos, eventos, cursos... debemos estar alerta y prestar atención a algunos puntos importantes:

-Cerciorarnos bien de la cualificación de las personas que lo imparten, comprobar colegiación, titulaciones, etc. ( Aunque pueden ser personas altamente cualificadas, tanto el líder como los miembros. Por ejemplo, según la prensa, Heide Fittkau-Garthe era doctora en Psicología ).
-Desconfiar de todo lo que no tenga base científica y de todo aquello que no se muestre abierta y claramente.
-Analizar en quién se encuentra el "poder", la relación de "presidente/ líder/... " con las demás personas miembros del grupo, si hay respeto de este hacia los demás miembros...
-Cómo realizan la captación de miembros,
- Si la organización respeta la libertad de cada persona y sus relaciones familiares y sociales.
- Prestando especial atención a la existencia de intereses económicos ( también pueden existir otros intereses, abuso sexuales, poder...) .
- Estar prevenidos y conocer las técnicas de captación y adoctrinamiento de las sectas de modo que podamos tener una visión más crítica y analítica.

Observo por las fuentes consultadas que en España carecemos de un registro de este tipo de organizaciones sectarias peligrosas, mientras que en otros países sí lo hay, que a nivel jurídico y policial es difícil intervenirles salvo que determinados delitos queden demostrados, y sobre todo la enorme escasez de recursos de asistencia a víctimas y familiares, por no hablar de la prevención...

En España, existe el Centro Sanitario de Salud Mental AIS (Atención e Información Socioadicciones) de iniciativa privada, sin ánimo de lucro, que ofrece asistencia y atención en el trastorno de dependencia grupal y en otras socioadicciones tanto a familiares como afectados. Mientras que a nivel público, al parecer sólo existe un centro en Marbella (Málaga) que atiende a familiares y afectados.

Os ánimo a ver la película, disfrutar de las localizaciones en la maravillosa Gran Canaria y podéis dejar vuestras impresiones y comentarios abajo, ¡gracias!